Share

El director David Cronenberg presenta su nueva película, Polvo de estrellas, en la que aparecen algunos de sus temas preferidos, como el incesto y la exploración del horror corporal, horror que engendra consecuencias no sólo físicas sino también y, principalmente, psicológicas. Como alguna vez declaró en relación a su filmografía, esta película debe interpretarse desde el punto de vista de la enfermedad.58935

La película narra la vida de cinco personajes cuyas historias están entrelazadas fáctica y psicológicamente. Havanna, una actriz que desea interpretar el papel que hizo su madre en un film de los 60’s; Stafford un gurú de la autoayuda; su esposa Cristina, una madre ausente obsesionada por hacer fortuna con la carrera de su hijo Benjie, cuarto personaje, niño estrella de la TV recién salido de una clínica de rehabilitación para adictos a las drogas. Y, finalmente, Agatha, hermana de Benjie, recién llegada a Hollywood luego de su salida de una clínica psiquiátrica.

 

Una tragedia contemporánea

 

La historia está estructurada como una tragedia, ya que sus personajes se manejarán con desmesura, con una gran falta de control sobre sus propios impulsos que los llevará a transgredir límites, conducta que los conducirá a la muerte o a la destrucción moral.

 

Agatha y su hermano Benjie fueron engendrados en una relación incestuosa ya que sus padres, Cristina y Stafford, son hermanos. Cristina vive preocupada por facturar millones con la carrera actoral de su hijo, Stafford vive obsesionado con la fama y los millones que le proporcionan sus emisiones televisivas y los lanzamientos de sus libros de autoayuda, hombre violento escondido en un discurso que reifica la armonía espiritual. Pero el incesto también forma parte de la vida de Havanna, quien de niña fue víctima de abusos por parte de su madre, muerta en un incendio. Agatha, es una joven quien al enterarse del incesto paternal intenta suicidarse y matar a su hermano a través de la ingesta de píldoras y la provocación de un incendio, posteriormente también será presa de impulsos irracionales y violentos. Su hermano Benjie, es una precoz estrella de TV quien no sabe de la relación incestuosa de sus padres, sólo recuerda que fue víctima de ese ataque por parte de su hermana cuando era muy pequeño, hermana a la que no volvió a ver desde entonces. Es un chico que abusa de las drogas y que posee una soberbia y un orgullo despectivizantes ante la gente que lo rodea.

 

Todos estos personajes tendrán un final al estilo de la tragedia clásica, no pudiendo evitar el destino que estaba marcado. Es Stafford quien durante el film predica: “Nada sucede por casualidad”.

 

Además el film es una ácida mirada sobre el mundo del espectáculo, el mundo del cine y la televisión con sus “estrellas”, sus productores, sus directores, sus managers y sus “guías espirituales”. Se nos muestran las casas glamorosas que habitan las estrellas a través de planos que funcionan a modo de fotografías de revista de decoración, pero sobre todo, se nos muestra el revés de esa fachada, de ese imaginario idealizado.

 

Y, a través de esa crítica, el director realiza una crítica más general al mundo contemporáneo, mundo hedonista donde el sujeto se autoprioriza y busca mejorar su interior y su exterior a través de un patchwork posmoderno absolutamente incoherente y sinsentido. Es así como los personajes tratarán de vivir y lucir bien a través de técnicas tan contradictorias como la ideología New Age, las terapias alternativas y libros de autoayuda, el Feng Shui y las dietas orientales versus los psicofármacos y la terapia psicoanalítica tradicional y, a modo de último versus, las drogas, el alcohol, las orgías, el sexo prostituído, la violencia con el prójimo y el consumo desmedido.

 

Esos seres, entrampados en su estrellato, en un mundo de superficialidad chata, tratan de ocultar sus dramas personales para vivir en “un mundo perfecto de ensueños”, un mundo más allá del arcoíris (El mago de Oz). Es así que cuando Havanna echa a Agatha le dirá: “Vuelve a Kansas Dorothy”. Pero ese mundo no es el paraíso, es una pantalla que caerá cuando los dramas personales que eran tabú en el reino de Oz salgan finalmente a la luz.

 

Nací para conocerte Libertad

 

La inscripción más fuerte de la subjetividad de los personajes a nivel del relato es el uso de imágenes mentales, alucinaciones que sufren Benjie, Agatha y Havanna, personajes que sufrieron a causa del incesto, fantasías que los atormentan y no los dejan ser felices. Y no es casual que en esas alucinaciones Benjie y Agatha vean niños mientras que Havanna vea a su madre muy joven, metáfora de la inocencia pervertida y robada. Tampoco es azaroso que la película que quiere protagonizar Havanna se intitule Aguas Robadas, el agua como metáfora de la pureza consumida por el fuego de la destrucción, tanto es así que Havanna y Agatha se sienten fuego, hecho mostrado en la escena donde cantan su elemento.

 

El director parece decirnos que ante ciertas tragedias que exceden lo imaginable y que producen una muerte en vida, no cabe otra solución que la muerte física. La muerte representa la libertad. En este sentido, el director toma como eje de todo el relato un poema de Paul Éluard llamado Libertad, poesía que escucharemos en boca de la madre de Havanna, de Benjie, pero principalmente en boca de Agatha, personaje que ya de niña vislumbró la muerte como liberación. Poesía que termina cerrando el relato:

 

En la ausencia sin deseo

en la soledad desnuda

en las escalinatas de la muerte

escribo tu nombre.

Y por el poder de una palabra

vuelvo a vivir

nací para conocerte

para cantarte

Libertad.

 

Este es un poema de la etapa comunista de Éluard, cuando usaba las palabras como un grito de protesta, como un arma de lucha. Y no es fortuito que el director utilice justamente un poema con una base ideológica comunista, a modo de arma de lucha de los más débiles, de aquellos personajes víctimas del mundo contemporáneo, mundo regido por el consumo como valor privilegiado en detrimento de valores más humanos, más ligados a la unión con el otro. Lucha que perderán, ya que la victoria es su muerte.

 

Y estos personajes también mantendrán una lucha contra la industria cultural, industria que se aprovecha de ellos para facturar millones produciendo “productos culturales” estandarizados y poco artísticos. Es una lucha que también perderán los hermanos, ya que el relato deja entrever que su historia será la base de un guión escrito por el chofer del cual Agatha se enamora o por Carrie Fisher a través de una banalización del guión “hermoso y mitológico” que Agatha había preparado basándose en la relación incestuosa de sus padres.

 

Título original: Maps to the stars

Año: 2014

Duración: 111 minutos

País: Canadá

Director: David Cronenberg

Guión: Bruce Wagner

Reparto: Julianne Moore, Mia Wasikowska, Robert Pattinson, John Cusack, Olivia Williams, Carrie Fisher, Evan Bird, Sarah Gadon, Emilia McCarthy, Jayne Heitmeyer, Justin Kelly, Amanda Brugel, Ari Cohen, Clara Pasieka, Joe Pingue, Donald Burda.