Lore, inocencia fraguada

Share

Las consecuencias del nazismo en Alemania filmadas por la australiana Cate Shortland convierten a Lore en una pelA?cula reflexiva sobre la persistente impronta de los regA?menes totalitarios en la educaciA?n moral de occidente. Este film se encuentra en cartel en el Cine AmA?rica.LORE

La pelA?cula retrata un momento particular en la vida de cinco hermanos pertenecientes a una familia afA?n al rA?gimen nazi, justo en el perA?odo en el que el poder totalitario cae y las diferentes cA?lulas de ese cuerpo ideolA?gico quedan a la deriva ante la imposiciA?n de una nueva fuerza, que pretendA?a recomponer al paA?s de los excesos del Tercer Reich.

La fuga hacia una ciudad vecina que emprenden Lore y sus hermanos termina superando la mera bA?squeda de refugio en casa de su abuela, para convertirse en el escape y la negaciA?n de una directiva moral.

Combatir desde el piso

La ideologA?a de los regA?menes totalitarios incluA?a un conjunto de prA?cticas efectivas que jerarquizaban la presencia fA?sica de unos sobre otros, organizando un sistema de relaciones que permitA?a establecer los lA?mites de la mirada, el roce o el tacto. Puede suponerse que ese A?nfasis en el control proxA?mico superaba la caracterA?stica distinciA?n jerA?rquica entre dominantes y dominados, expresA?ndose mA?s bien como sA?ntoma del temor al poder subversivo de todo encuentro A?ntimo, no necesariamente sexual, entre las personas.

Lore y sus hermanos conocen en su trayecto a un joven que por su aspecto y documentaciA?n pareciera ser uno de los sobrevientes judA?os liberados tras la caA?da del rA?gimen.

Distintas situaciones los acercan y se establece hasta cierto contacto afectivo, sobre todo por parte de los hermanos menores de Lore.

Sin embargo, en esa situaciA?n de desamparo y necesidad mutua, la impronta de la educaciA?n moral e ideolA?gica recibida por Lore durante el nazismo, resiste hasta A?ltimo momento combatiendo desde el piso, ya que aunque polA?ticamente el rA?gimen estaba disuelto su impronta moral persistA?a en la sociedad tanto o mA?s que el recuerdo nostA?lgico del fallecido liderazgo polA?tico.

Sometida por una motivaciA?n ideolA?gica, Lore no se cuestionarA? en primera medida la validez de sus jerarquA?as y en todo momento se enajenarA? en un paradigma legitimado, estableciendo lA?mites y distancias entre su cuerpo y el de los hermanos con respecto a los judA?os: A?QuiA?n puede mirarme, tocarme?, A?QuA? es lo puro, lo pulcro, lo perecedero, lo repudiable?.

Todo esto no serA? cuestionado por Lore, la mayor de sus hermanos, sino hasta que la verdad en estado crudo aprehendida como totalidad y en circunstancias extremas, todo en un mismo momento, le permita deconstruir esas intenciones develando lo absurdo y arbitrario de toda jerarquizaciA?n humana.

Cuando la fortaleza se revela dA?bil

Tanto durante el perA?odo del III Reich como durante el a??caosa?? posterior a la llegada de los aliados imperA? en Alemania la a??ley del mA?s fuertea??, ya que en ambos contextos no regA?an las leyes de una sociedad de derecho.

La pelA?cula cuestiona la base pseudo-cienticifista de esa a??ley de supervivencia del mA?s aptoa?? concebida como mecanismo de evoluciA?n social, ley que tomA? el nazismo del darwinismo social y que llevA? al exterminio de razas consideradas menos desarrolladas y a??dA?bilesa??. En este sentido, la pelA?cula nos recuerda a Alemania AA?o Cero (1948) de Roberto Rossellini. En esta pelA?cula, el protagonista, un chico de doce aA?os, envenenarA? a su padre enfermo siguiendo los consejos de un antiguo profesor nazi: a??A?Temes que tu padre muera? Aprende de la naturaleza, los dA?biles son eliminados por los fuertes. A veces es necesario sacrificar a los dA?biles. Es una ley de la que ni los hombres pueden huira??.

A travA?s de sucesivas metA?foras, la pelA?cula acusarA? estos criterios que permitA?an al nazismo determinar quiA?n era a??el fuertea?? y quiA?n era a??el dA?bila?? y, por ende, quiA?n merecA?a vivir y quiA?n morir y ser erradicado de la sociedad porque a??los miembros dA?biles de las sociedades civilizadas propagan su especie y con esto, se degenera la especie humanaa??.

En el film los alemanes, raza que se autoconsideraba a??superiora??, se hacen pasar por judA?os para no ser apresados, dependen de los judA?os para escapar o proveerse de alimentos; los adultos, teA?ricamente mA?s aptos para la supervivencia, necesitan de los bebA?s para no morir de inaniciA?n. Si un nazi se hace pasar por judA?o, A?quiA?n es el mA?s a??fuertea?? en virtud de esa concepciA?n darwinista social?

De hecho, en la relaciA?n que entabla Lore con el joven sobreviviente, la directora utiliza como un recurso repetido los planos invertidos, en los que los personajes se miran al revA?s y tambiA?n el encuadre en picado o contrapicado del cuerpo de los actores, metaforizando la inversiA?n de roles de los protagonistas.

Como en Alemania AA?o Cero, se nos muestra la misma inocencia pervertida por la mentira del mito nazi, inocencia desvirtuada que tambiA?n se ve en Lore y sus hermanos, quienes sufren y se ven desesperados por la muerte del FA?hrer, niA?os a los que vemos constantemente cantar con gran orgullo marchas nazis porque fueron educados en el sistema escolar del Tercer Reich. Inocencia fraguada de los mA?s chicos que, segA?n el mensaje final de ambas pelA?culas, puede convertirse en consciencia del horror y la mentira. PA?rdida de la inocencia que trae aparejada el repudio a esa realidad falseada.

Una metA?fora en imA?genes

La escena inicial con Lore baA?A?ndose y la hermana jugando a la rayuela son filmadas utilizando el recurso del ralenti y la imagen desenfocada, metA?fora de ese sueA?o y mito nazi que, como la rayuela, los llevarA? del a??infiernoa?? de la primera posguerra y de la inestabilidad de la RepA?blica de Weimar al a??cieloa?? de sentirse una sociedad superior, para de nuevo caer en el a??infiernoa?? de la segunda posguerra, en el a??infiernoa?? de la develaciA?n de lo ocurrido que transformarA? ese sueA?o, que la directora plasma con una gran maestrA?a visual, en pesadilla. En este sentido, tambiA?n es interesante la escena de los juegos campestres en la que Lore baila con su hermana, mientras la banda sonora transmite la melodA?a de una canciA?n nacional socialista, tambiA?n filmada en ralenti y con desenfoques de la imagen, como algo irreal y ficticio, escena que concluirA? con la caA?da de cenizas sobre los cuerpos de las niA?as, cenizas de todos los documentos nazis que estaban siendo incinerados, entre ellos, una foto a medio quemar del FA?hrer. Es la caA?da del lA?der, el tA?rmino de ese sueA?o a?? pesadilla alemA?n.

TambiA?n toda la escena en la que tanto Lore como sus hermanos ven los paneles con las fotografA?as de las fosas en las que yacA?an los cuerpos de los judA?os muertos en los campos de concentraciA?n estA? filmada en ralenti, con planos en gran parte desenfocados, como si la pesadilla y el clima denso y opresivo de la muerte fueran ganando peso. TambiA?n el recurso del desenfoque es usado para darnos a entender la confusiA?n y las contradicciones que estA? sintiendo la protagonista, quien en una de esas fotos descubre la figura de su padre al lado de una fosa. Al tocar esa imagen, sus manos quedarA?n manchadas con una especie de gelatina, un pegote que cubrA?a la superficie del panel y que no logra despegar de sus dedos, metaforizando las marcas y el peso de ese pasado que cargarA? la generaciA?n post Hitler. La directora utiliza permanentemente este tipo de recursos: pies embarrados, manos manchadas de tintura negra, moretones, rasguA?os. En toda la pelA?cula se utilizarA?n sistemA?ticamente los primeros planos, los planos detalle, la fragmentaciA?n y descentralizaciA?n de los cuerpos en los encuadres, aludiendo a la desintegraciA?n del sujeto. Sin embargo, pese a esa desintegraciA?n, Lore iniciarA? un camino de contradicciones que aparentemente la llevarA?n a una toma de conciencia y a un repudio autA?nticos de lo sucedido. De hecho, en la escena de los paneles, arranca la foto de su padre en el holocausto para luego enterrarla con otra foto de su progenitor vistiendo orgulloso el uniforme de las SS. Siguiendo esta misma lA?nea, es clave la escena en la que una vez pasados todos los periplos y arrivados a la casa de su abuela materna, los tres hermanos intentan volver a jugar mientras se baA?an en una tina, aunque ya no podrA?n hacerlo. Sus caras expresan dolor y sA?lo resta un silencio insoportable.

TA?tulo original: Lore

AA?o: 2012

DuraciA?n: 109 minutos

PaA?s: Australia/Alemania

Director: Cate Shortland

GuiA?n: Cate Shortland, Robin Mukherjee

 

Reparto: Saskia Rosendahl, Kai-Peter Malina, Nele Trebs